Industry-4.0

Tratar de definir una tendencia de moda es como intentar elegir la cámara perfecta; cuando te has comprado lo último en tecnología, tu cuñado aparece con el doble de megapíxeles. Pero esta vez nos toca hablar de Industria 4.0, también conocida como la cuarta revolución industrial. Este paradigma persigue una implantación de las tecnologías de la información en la industria con el objetivo de que los medios de producción se interconecten para así facilitar la transición hacia una industria “inteligente” (o Smart Industry como dice mi cuñado). Por ponernos en contexto, Industria 1.0 y 2.0 se asocian al primer telar mecánico y la primera cadena de montaje, respectivamente.

Un momento, ¿pero es que las máquinas de la fábrica donde trabaja mi cuñado no están ya interconectadas? La respuesta es, depende. En una fábrica (tipo Industria 3.0) con un nivel de automatización razonable, los medios de producción ya están interconectados. Las soluciones tecnológicas actuales ya establecen una jerarquía en la que los diferentes niveles de conectividad (dentro de la fábrica) están fijados, desde el sensor que informa del estado del proceso, hasta el software usado en los niveles más altos de toma de decisión (por ejemplo,  para la planificación de negocio o la logística). Sin embargo, la visión Industria 4.0, establece una interconexión mucho más amplia, en la que los medios productivos interaccionan no solo en el propio entorno de la fábrica, sino en toda la cadena de valor a la que pertenecen: proveedores, clientes, logística, etc.

Dibujo

En nuestro día a día, esta hiper-conectividad ya es una realidad: recibimos ofertas y publicidad personalizada en nuestro smartphone o compartimos/generamos información personal o profesional a través de internet (haced la prueba y buscad vuestro nombre en Google). Por lo tanto, ¿qué beneficios puede obtener una compañía o fábrica si abraza el concepto Industria 4.0? Son muchos y variados, (aparte del consabido aumento de la competitividad):

  • Muchos “Me gusta” en Facebook (es broma).
  • Innovación de forma continua y colaborativa (en la cadena de valor) en el proceso y producto fabricado (mi proveedor innova en su maquinaria y yo mejoro mi proceso).
  • Acceso a nuevos modelos de negocio (productos personalizados).
  • Rápida reacción y adaptación a cambios del mercado (oferta o demanda).

La siguiente pregunta que surge es si la industria española está preparada. Dada la gran variedad de sectores y compañías con diferentes grados de madurez tecnológica, la respuesta no es única. Lo que sí se puede asegurar es que las tecnologías necesarias para esta revolución ya están disponibles: sensores de grandes prestaciones y bajo coste, sistemas embebidos, tecnologías de procesamiento de datos y extracción de conocimiento, algoritmos de encriptación o cifrado entre otras.

¿Qué le falta entonces a la industria española para dar el salto? Como pasa con muchos avances, estos suceden más rápido de lo que somos capaces de asimilar. Hasta hace poco tiempo, todos teníamos algún amigo o familiar que se negaba a tener un smartphone. Es la resistencia natural del hombre (de la mujer menos) a los cambios. Además, existe un déficit formativo que ya se empieza a tratar de suplir mediante programas multidisciplinares que tienen en cuenta la robótica, el diseño industrial, la programación, etc. Sin embargo, no se puede esperar a que estas nuevas generaciones terminen de formarse (nuestros competidores no lo han hecho). El momento es AHORA.

Los actores clave en esta revolución se localizan en todos los ámbitos: las grandes empresas como creadoras de necesidades y tractoras del resto o los fabricantes de bienes de equipo como proveedores de maquinaria productiva en casi cualquier sector. Estos bienes de equipo ya han empezado una “innovación colaborativa” silenciosa. Las experiencias que un fabricante de maquinaria introduce como consecuencia de la experiencia en un sector o cliente concreto, tarde o temprano se trasladan como innovaciones a la siguiente “versión” que de una forma u otra acabarán en otindustria 4.0ra fábrica.

Mediante la “hiper-conectividad” que fomenta la Industria 4.0 se busca acelerar este proceso de innovación (no solo de los fabricantes de maquinaria) de tal forma que por ejemplo, las máquinas productivas tengan la inteligencia suficiente para proporcionar información en tiempo real de su estado que sea útil para el propio fabricante (por ejemplo,  mejorar diseño), la industria en la que estén conectadas (información de su rendimiento energético o mantenimiento) o incluso el fabricante de componentes de estas máquinas (información de la fiabilidad de componentes individuales). Pero estas máquinas “inteligentes” no solo proporcionarán información relevante sino que tendrán la capacidad de influir en el proceso productivo de forma automática para optimizarlo.

Los conceptos clave para esta revolución son variados y tienen también nombres exóticos (de los que le gustan a mi cuñado): sistemas cíber-físicos, Internet de las Cosas o Big Data por citar los más conocidos. Pero serán materia de artículos posteriores.

Aníbal Reñones Domínguez

Aníbal Reñones Domínguez

Doctor ingeniero industrial. Sus líneas de trabajo han evolucionado desde el mantenimiento predictivo y el desarrollo de sistemas embebidos para diagnóstico hasta la Fabricación del Futuro, línea en la que coordina varios proyectos.
Aníbal Reñones Domínguez
facebooktwittergoogle_pluslinkedin

About Aníbal Reñones Domínguez

Doctor ingeniero industrial. Sus líneas de trabajo han evolucionado desde el mantenimiento predictivo y el desarrollo de sistemas embebidos para diagnóstico hasta la Fabricación del Futuro, línea en la que coordina varios proyectos.

5 thoughts on “Industria 4.0: ¿Está preparada la industria española?

  1. Enhorabuena por el blog. Los que seguimos a CARTIF echábamos de menos oír a los investigadores con los que hemos coincidido en ocasiones en eventos. Seguid así, un saludo

  2. Es un proceso que hemos vivido a lo largo de toda la historia de la industria. Ahora, y seguramente hace 150 años. Hay que ser conscientes de que si no evolucionamos el mercado nos adelantará a toda velocidad. Saludos.

    1. Totalmente de acuerdo, además, empresas como la vuestra, que estáis en el medio de la cadena de valor, sois la que sufrís con mas virulencia los vaivenes de oferta y demanda, y las que mas o podéis beneficiar de esa “hiperconexion”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *