Sin nombre

Ante todo es necesario insistir en que, hablar de progreso científico y técnico es hacerlo del progreso económico y social. Esto es así desde que el homo sapiens apareció en la Tierra. Pero es absolutamente evidente desde el final de la Edad Media cuando empezó a despegar la Ciencia y se comenzaron a aplicar los conocimientos de la misma para satisfacer las necesidades humanas. La Revolución Industrial dio sus primeros pasos en el siglo XVIII al conseguir utilizar de forma masiva y controlada las fuentes naturales de energía. Después, el progreso científico y tecnológico ha continuado de forma imparable. Sin él, nuestra forma de vivir sería muchísimo más pobre y el tan traído y llevado Estado del Bienestar sería una pura entelequia.

Cuando a tantos políticos y demagogos de toda índole se les llena la boca pidiendo o prometiendo mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, seguramente no se les pasa por la cabeza que la base de sus afirmaciones, si de verdad desean el progreso social, está ineluctablemente ligada al progreso científico y técnico.

Desgraciadamente, en las campañas electorales solo se han oído algunas  pobres referencias  sobre esta causalidad. Debe ser que es un tema que no arrastra a los electores. Este es el primer y gran obstáculo para que la sociedad en su conjunto considere esencial, o que al menos esté entre sus preocupaciones, que el bienestar social  está estrechamente ligado a los avances de  la Ciencia y la Tecnología. Los creadores de opinión y los que los motivan, tienen una hermosa y difícil tarea a realizar.

destacado peránLa última gran recesión económica, que para nosotros comenzó en 2008, originó la reducción de los recursos dedicados a investigación e innovación. Es verdad que no fueron los únicos ni,  a corto plazo, los más dolorosos, pero, con la reducción de aquellos se ataca al proceso de mejora a corto y medio plazo.

Es necesario que quienes nos gobiernan y los que  aspiren a hacerlo,  lleguen a comprender y pactar la importancia que tienen la investigación y la innovación y traten de emprender de manera eficiente y continuada las acciones necesarias para que sea un valor social aceptado. Se ha de conseguir una atmósfera adecuada para la utilización eficiente de los recursos públicos y privados que permitan a la sociedad española ser más rica y solidaría.

José Ramón Perán

José Ramón Perán

Director General de CARTIF desde su fundación. Catedrático emérito de la Universidad de Valladolid. Doctor Ingeniero Industrial, Doctor en Ciencias Físicas y licenciado en Ciencias Económicas.
José Ramón Perán
facebooktwittergoogle_pluslinkedin

About José Ramón Perán

Director General de CARTIF desde su fundación. Catedrático emérito de la Universidad de Valladolid. Doctor Ingeniero Industrial, Doctor en Ciencias Físicas y licenciado en Ciencias Económicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *