sobrecapacidad-de-la-tierra

8 de agosto de 2016. 07:00h a.m. La radio sintonizada de camino al trabajo. Comienzan los titulares del día. “El planeta Tierra entra hoy en déficit ecológico”, escucho. Vaya. Mala noticia. El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra ha vuelto a adelantarse en 2016.

En este momento te estás preguntando varias cosas, seguro:
1º) si a esas horas de la mañana soy capaz de entender lo que dice la radio,
2º) ¿sobrecapacidad de la Tierra? ¿déficit ecológico? ¿qué significa eso?

La respuesta a la primera pregunta es sí. Si se habla de un tema ambiental o suena la canción del verano, mi atención se activa de inmediato. Y la respuesta a la segunda pregunta es más amplia y profunda, necesito extenderme un poco. Te cuento.

marca-que-indica-cuando-la-tierra-ha-agotado-sus-recursosEl término “déficit ambiental” o “déficit ecológico” es un concepto desarrollado originalmente por el centro de estudios New Economics Foundation (NEF) y se define como el marcador anual del momento en que el planeta Tierra comienza a vivir más allá de los recursos que tiene asignados para un año determinado. Aunque sólo es una estimación, este día se considera como la mejor aproximación científica a la medición de la brecha entre los recursos naturales que se generan anualmente y los que se destruyen, de manera que, una vez superado, todo lo que se consume hasta final de año es a cuenta de recursos que el planeta no puede producir y de contaminantes que la Tierra no es capaz de absorber (www.footprintnetwork.org).

La analogía más clara para entenderlo es con un estado de cuentas bancario. El déficit se produce cuando gastamos de nuestra cuenta de ahorros más que el dinero producido en intereses.

La Global Footprint Network es la organización que se encarga de calcularlo y anualmente compara los ingresos a la Tierra (que se consiguen incrementando del uso de las energías renovables, por ejemplo) con los gastos (provocados, entre otros, por un uso masivo del transporte privado y su combustible asociado). El resultado de la ecuación proporciona la fecha en la que la humanidad agota el presupuesto de la naturaleza para ese año y, a partir de ese momento, debemos mantenernos recurriendo a las reservas de recursos locales y acumulando más CO2 en la atmósfera, agravando el problema del cambio climático.

Así que no es un día festivo precisamente. En 1993, esta fecha se produjo el 21 de octubre, en el 2003 sucedió el 22 de septiembre y el año pasado llegó el 13 de agosto, lo que implica que, en 2016, el plazo se ha acortado casi una semana. Y dadas las tendencias actuales en nuestro consumo, asusta pensar que puede lmundo-se-agotalegar el momento en que se agote todo el capital que existe en la cuenta de saldo de la Tierra ya que, si continuamos devastando su capital natural y su capacidad de renovar sus servicios ambientales, será cada vez más complicado balancearlo.

En CARTIF ya comenzamos este año con firmes propósitos ambientales y nos parece vital seguir animando a las empresas a que apuesten por “ingresar” a la Tierra. No olvidemos que estamos en periodo de sobrecapacidad. Una de las ayudas más atractivas para ello es la convocatoria de proyectos CLIMA que lanza anualmente el MAGRAMA. Es la convocatoria óptima para las empresas que necesiten recibir un último empujón para la transformación de sus actividades a otras bajas en carbono, ya que el MAGRAMA les “compra” las emisiones de CO2 equivalente que dejan de emitir en su proceso (gasto a la Tierra evitado), actualizando el precio de la tonelada cada año.

Por lo tanto, si optar a un cambio medioambientalmente más favorable resulta atractivo desde el punto de vista económico y, además, contribuye a sumar a la “hucha” de nuestro planeta, actividades como cambiar tus calderas de combustible fósil por otras alimentadas por biomasa, transformar tu flota a vehículos eléctricos o aprovechar el calor residual de tu proceso, pueden marcar la diferencia para el futuro.

¿Te animas a sacar al banquero ambiental que llevas dentro?

Laura Pablos López

Laura Pablos López

Ingeniera Química. Actualmente trabaja en la evaluación de la sostenibilidad ambiental de diferentes soluciones a través de la metodología de ACV; el etiquetado ecológico, los sistemas de Gestión Ambiental, la aplicación de criterios ambientales para el fomento de la Compra Pública Verde y la norma internacional ISO 14006
Laura Pablos López

Latest posts by Laura Pablos López (see all)

facebooktwittergoogle_pluslinkedin

About Laura Pablos López

Ingeniera Química. Actualmente trabaja en la evaluación de la sostenibilidad ambiental de diferentes soluciones a través de la metodología de ACV; el etiquetado ecológico, los sistemas de Gestión Ambiental, la aplicación de criterios ambientales para el fomento de la Compra Pública Verde y la norma internacional ISO 14006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *