En dos entradas previas Cuando los Edificios Históricos Hablan (I) y (II) aparte de dejar clara la importancia que tiene la conservación del patrimonio construido y de relatar los factores ambientales que influyen en esa conservación, hemos ya tratado la temperatura y la humedad como los dos aspectos clave que deben vigilarse para garantizarla. Pero existen otros aspectos que también deben monitorizarse para evitar deterioros que deriven en tan costosas como largas restauraciones:

  • La iluminación (luz natural y artificial)
  • Los contaminantes

En este post vamos a tratar de la iluminación, que afecta sobre todo a los bienes muebles que decoran o atesoran los edificios históricos. Sé paciente, los contaminantes los dejaremos para la próxima (y última) entrega.

La iluminación puede ser de origen natural (procedente del sol) o artificial (procedente de fuentes eléctricas), pero independientemente de su origen, es una radiación electromagnética que cubre tres rangos: infrarrojo (IR), visible (VIS) y ultravioleta (UV). Solemos denominar “luz” a la parte visible al ojo humano. La radiación UV posee una longitud de onda más pequeña que la visible y es la que tiene mayor energía asociada. Por su parte, la radiación IR tiene mayor longitud de onda que el visible y es menos energética. Tanto la radiación ultravioleta como la infrarroja no son necesarias para “ver”, pero sí influyen en el deterioro de los materiales.

Cuando una obra es iluminada, bien sea un cuadro, una pintura, una policromía, un tapiz o un pergamino, todo el rango de radiación indicado (IR, VIS y UV) es absorbido por los materiales de los que está compuesta. Esta radiación lleva asociada una energía capaz de alterar y degradar la estructura molecular de muchos materiales y en especial los más “perecederos”, como son los de origen orgánico (textiles, pigmentos, cuero y papel).

La componente UV, al ser la de mayor energía, es la que tiene mayor capacidad para alterar los materiales, desintegrándoles y debilitándoles, produciendo su amarilleamiento. La componente VIS es capaz de decolorar los pigmentos más sensibles. Por su parte, la componente IR, tiene un efecto de calentamiento que acelera ciertas reacciones químicas.

Si nos damos cuenta, parece que para los objetos que conservamos en museos, iglesias, ermitas, castillos, palacios, archivos y bibliotecas, lo más recomendable sería mantenerlos en penumbra. Sin embargo, ya sea para su estudio, para su conservación, y especialmente para su exhibición, se requiere cierta iluminación. Siguiendo los criterios del IPCE, que dispone el Plan Nacional de Conservación Preventiva (PNCP), los parámetros de evaluación de los riesgos derivados de la iluminación son estos:

  • Intensidad de las fuentes artificiales y naturales.
  • Tiempo de exposición a la iluminación del bien cultural.
  • Espectro (rango) de emisión de las fuentes de luz artificiales, conociendo si emiten en las franjas de radiación no visible.
  • Incidencia de la iluminación natural, cuál es su orientación respecto al bien, y si la radiación es directa o difusa.
  • Qué medidas de control de la iluminación existen.

A su vez, la valoración del daño producido por la iluminación debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Puesto que ese daño es acumulativo, debemos huir de los niveles de iluminación altos, pero manteniendo un nivel de compromiso para una visión adecuada. Por dar valores concretos, esto se traduce en 50 lux para los materiales más sensibles y 150-200 lux para los bienes culturales de sensibilidad media.
  • El daño causado viene determinado por la dosis de iluminación, es decir, la intensidad de iluminación durante el tiempo que está expuesta (lux/h). Así debemos tener claro que el daño en el caso de niveles de iluminación altos con exposiciones cortas sería el mismo que con niveles bajos y exposiciones más prolongadas.
  • El efecto degradativo de la iluminación depende también de otros factores del medio como la humedad y la contaminación del aire.

Por tanto, dónde colocamos nuestros bienes culturales, cómo les da la luz natural, y con qué tipo de lámparas les enfocamos, son aspectos vitales para su conservación. En CARTIF ofrecemos asesoramiento y soluciones a medida, basadas en una experiencia contrastada de más de 20 años en investigación aplicada al Patrimonio Cultural.

Pedro Martín Lerones

Pedro Martín Lerones

Ldo. en Ciencias Físicas y Dr. en Economía Aplicada. Está especializado en el diseño y la aplicación de sistemas ópticos de medición y el tratamiento de datos 3D.
Pedro Martín Lerones
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

About Pedro Martín Lerones

Ldo. en Ciencias Físicas y Dr. en Economía Aplicada. Está especializado en el diseño y la aplicación de sistemas ópticos de medición y el tratamiento de datos 3D.

One thought on “Cuando los edificios históricos hablan (III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =