2

Si hay algo en lo que las modas cambian cada cinco minutos, son las dietas. Casi sin tregua, pasamos por la dieta de los líquidos, la de la malla lingual, la licuariana, y muchas, muchas más…Y ahora, le tocó al gluten.

destacadosParece ser que ahora el culpable de toda esa gordura que nos acecha es el GLUTEN. ¿Pero será esto cierto? Hace siglos que se consume pan, pastas y bollería. En cambio, los efectos “devastadores” del gluten son más recientes. Muchos tenemos conocidos que al consumir pan o los productos derivados de los cereales se ponían malos, con dolores de tripa, de cabeza y otros síntomas y que al consultar con un médico les confirmaron que eran celíacos y que por ello debían seguir una dieta libre de gluten. Y fue entonces cuando, a muchos de nosotros, al ver que nuestros amigos celíacos (al hacer la dieta libre de gluten) perdían peso, se nos ocurrió que podríamos hacerla nosotros también y así nos librábamos de esos molestos michelines que no nos dejan vivir. Pero… ¿es tan simple todo? ¿Se deja de comer gluten y adiós a la gordura? Pues me temo que no.

Desde la Federación de Asociaciones de Celíacos de España hacen referencia a esto, y recomiendan no iniciar una dieta sin gluten sin haber realizado previamente una biopsia intestinal que demuestre la intolerancia al gluten. Se debe tener en cuenta que el celíaco debe dejar de consumir gluten porque si lo hacedieta, los linfocitos atacan el tejido de su intestino, causando la desaparición de las vellosidades del mismo y teniendo como consecuencia una mala absorción de los nutrientes.

Expertos en nutrición se muestran cautelosos al respecto y desaconsejan comer sin gluten si no se tiene celiaquía debido a los efectos negativos que podría tener sobre la salud. Hacer una dieta libre de gluten  sin asistencia profesional, puede llevar a una alimentación desequilibrada e inapropiada, con más inconvenientes que ventajas.

¿Sabías que la avena y la cebada (alimentos con gluten) tienen un alto contenido en fibra soluble?

La fibra soluble está formada por compuestos que captan mucha agua y son capaces de formar geles viscosos, ayudan al crecimiento de la flora bacteriana y a disminuir y ralentizar la absorción de grasas y azúcares de los alimentos, lo que contribuye a reducir el colesterol y la glucosa en sangre. Por tanto, es necesario consumir alimentos como la avena y la cebada, que además tienen gluten. Aquí solo mencionamos la fibra, pero los alimentos ricos en gluten también proveen de otros nutrientes esenciales para el ser humano.

Por todo esto, lo más aconsejable es alejarse de la bollería, huir de los precocinados, hacer una vida más saludable con una alimentación equilibrada. Intentar sustituir estos productos por otros alimentos caseros y con menos calorías y, como decía mi mamá, comer de todo un poquito pero sin pasarnos. Y confiar en la innovación para solucionar los inconvenientes que aún puedan surgir para aquellas personas con intolerancias y necesidades especiales.

tabla4

En CARTIF, trabajamos en diversos proyectos para sustituir el uso de aditivos industriales por otros naturales y las grasas animales por compuestos saludables. Estas aportaciones tecnológicas funcionan y nos ayudan a comer mejor. Puede que no tengamos una figura perfecta pero, sin duda, estaremos sanos.

 

 

Anabel Elisa Ruiz

Anabel Elisa Ruiz

Licenciada en Bromatología. Su línea de trabajo se centra en procedimientos de extracción, purificación y cuantificación y de espectrofotometría de los productos naturales de alto valor añadido presentes en los residuos y subproductos de la industria agroalimentaria.
Anabel Elisa Ruiz
facebooktwittergoogle_pluslinkedin

About Anabel Elisa Ruiz

Licenciada en Bromatología. Su línea de trabajo se centra en procedimientos de extracción, purificación y cuantificación y de espectrofotometría de los productos naturales de alto valor añadido presentes en los residuos y subproductos de la industria agroalimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *